Una buena mesa empieza por el mantel

Una buena mesa empieza por el mantel

 

Las grandes ocasiones se celebran en torno a una mesa. Compartimos con nuestros seres queridos el día de nuestra boda con un gran banquete. Soplamos las velas de la tarta sentados a una mesa mientras nos cantan ‘Cumpleaños feliz’. Planeamos durante meses los platos que cocinaremos para celebrar la Navidad. Ponemos todo nuestro cariño en la comida que preparamos para nuestros amigos y familia un domingo cualquiera. Las mesas son más que mobiliario, ¡son el verdadero corazón de nuestro hogar!

Para preparar una mesa a la altura del evento que tenemos en mente debemos tener en cuenta varios factores más allá de la destreza que se tenga en los fogones. Vestir la mesa es algo básico. Un buen mantel da la calidez necesaria para hacer que todo el mundo se sienta a gusto y las sobremesas se alarguen mientras se disfruta sin mirar el reloj. Pero, ¿cómo elegirlo? En el post de hoy vamos a hacer un repaso a uno de los elementos centrales que tienes que tener en cuenta para conseguir un resultado de foto.

 

Manteles para comedores interiores

Lo primero que tenemos que valorar es el la estancia en la que vamos a colocarlo y el estilo que esta tiene. Si el comedor se encuentra en una habitación de colores vivos, puedes rebajar la paleta de colores colocando un mantel de tonos neutros. No tiene por qué ser necesariamente blanco. Decántate por tonos de la gama de los ocres o tierra, que además combinarán a la perfección con otros elementos de fibras naturales como el mimbre, la madera e incluso los centros de flores de cualquier tipo. 

 

Elegir-el-mantel-perfecto-1

 

Si tu estilo es más boho chic o prefieres la decoración más colorida, elige un mantel estampado con dibujos que incorporen colores que combinen o contrasten con los que reinan en el resto de la estancia. Lo único que debes tener en cuenta es que, si no quieres que la mesa quede demasiado recargada, la vajilla y el resto de la decoración debe ser más sobria. 

En el caso contrario, cuando vayamos a celebrar nuestra cena o comida en un comedor más sencillo, de tonos blancos o claros, puedes darle más rienda suelta a la creatividad. Un mantel de color vivo centrará toda la atención en la mesa. Uno de tono neutro creará un ambiente sereno y elegante. Y uno estampado le dará personalidad a la estancia, sobre todo si el resto de elementos decorativos son básicos y blancos o dorados. 

 

Manteles para comedores al aire libre

Entre las muchas cosas que nos enamoran del verano, celebrar comidas y cenas (e incluso desayunos) al aire libre. Nos proporciona una sensación de libertad y vacaciones que explica a la perfección por qué las sobre mesas llegan a unir el almuerzo con el café de media tarde. 

En estos casos se tiene un poco más de libertad a la hora de elegir el mantel, ya que nos vemos condicionados por las paredes que los rodean. Sin embargo, conseguirás dejar a los comensales con la boca abierta si centras toda tu atención en la decoración floral. No tengas miedo a que sea demasiado exuberante, ¡lleva a la naturaleza a tu mesa! Por eso, opta por manteles de tejidos suaves y vaporosos y de tonos claros que cedan todo el protagonismo al resto de elementos. 

 

Elegir-el-mantel-perfecto-3

 

Y como en el caso anterior, si prefieres llenar la mesa de color, el verano, las terrazas y los patios son perfectos para dejarnos llevar por los tonos vibrantes y alegres. Así que, el mantel puede ser más festivo. Si quieres que los comensales se sientan como en un picnic en el campo, un mantel de cuadros será la opción ideal. 

 

En Hostelería Textil fabricamos de manteles, cubres, servilletas, fundas de sillas… para el sector de la hostelería: restaurantes, hoteles, salones de celebraciones, caterings y colectividades. Nuestro variado surtido de productos ofrecen un extraordinario resultado en el lavado y planchado diarios asegurando una presentación excelente día tras día.