Reglas de mantelería importantes a la mesa

Comprar mantelería para restaurantes es un acto en el que intervienen varios factores como el buen gusto y el protocolo a cumplir. Dependiendo del tipo de establecimiento que tengamos, precisaremos de una serie de servicios, que ofrecemos en Hostelería Textil para nuestros clientes. Si es un restaurante de bodas, bautizos o comuniones. O por el contrario, está más centrado en comidas de fin de semana para familiares y amigos. Lo primero que tenemos que definir es la clase de negocio y a partir de ahí, comenzamos a trabajar seleccionando los manteles más adecuados.

¿En qué debemos fijarnos al comprar mantelería para restaurantes? En los materiales utilizados, el tacto, el planchado que tenga si es fácil o no y cómo cae ante la mesa. Todos estos detalles son muy importantes. El mantel es el vestido principal sobre el cual instalamos el resto de elementos que forman parte del acto social de comer como: servilletas, platos, vasos, copas y por supuesto, la cubertería. El mantel hace que la mesa tenga otro aspecto. Otro estilo donde la distinción esté muy presente. Al contrario de lo que podamos pensar, también hay que utilizarlos para las comidas familiares. No siempre lo hacemos, porque optamos por los pequeños manteles individuales, pero recordemos que hay que ser elegantes en todo momento.

Comprar mantelería para restaurantes

Manteles auxiliares para proteger la mesa de golpes y ruidos

Antes de comprar mantelería para restaurantes hay unas normas previas que debemos conocer en la mesa como por ejemplo: utilizar un muletón. El muletón tiene unas funciones muy importantes. Evita que los derrames de líquidos, protegerse de la comida excesivamente caliente, así como los ruidos y golpes. La colocación del mismo va antes de la mantelería y no debe ser más grande que esta, para que no sobresalga. Funciona como una especie de colchoneta en la que los platos y vasos, tienen una mayor firmeza sobre la mesa.

¿Qué otros patrones hay que cumplir cuando vamos a comprar mantelería para restaurantes? El mantel debe cubrir la mesa en su totalidad, pero sin llegar a tocar el suelo. Y, tampoco debe estar muy corto, al quedar descubierto una sección de la mesa y se descubra el muletón. Tiene que haber un término medio. Cuando tenemos un evento formal y el mantel es calado, tenemos que colocar un muletón sí o sí, para que no se vea la mesa. En cuanto al diseño del mantel con el resto de elementos de la mesa, es muy importante que estén todos conjuntados. El color más elegante como bien sabemos es el blanco, que da sensación de limpieza además. Pero, si queremos innovar, el color marfil o los tonos pasteles más suaves, también son una opción destacada.


Contacta con nosotros